Fortaleza Reznor
¡Bienvenido a Fortaleza Reznor!
¿Que es Fortaleza Reznor?
Fortaleza Reznor es un foro de SMWH (Super Mario World Hacking) Aquí modificamos (hackeamos) el juego de Mario World a nuestro gusto y enseñamos a otros a saber a manejar el hacking de SMW usando la famosa herramienta "Lunar Magic".

¡Regístrate!
Únete a nuestra comunidad!, te ayudaremos en cada duda que tengas respecto al SMWH. Aparte podrás participar en eventos que hay en el foro y descargar los recursos que crean nuestros usuarios.

¡ANÍMATE! ¡Te divertirás en nuestro foro!

Atte:
La administracion.


¡Super Mario World Hacking en español! ¡Ayuda, tips, diversión y más!
 
ÍndiceMiembrosRegistrarseConectarseCalendarioFAQBuscar

Comparte | .
 

 Los sueños fumados del Mich - Parte 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Michael
Administrador
Administrador
avatar

Posts Posts : 3248


MensajeTema: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   Vie Ene 12, 2018 9:44 pm

Bueno, hago este tema porque anoche tuve un sueño bien raro (como la mayoria de mis sueños... tengo la mente jodida) que duro toda la noche. Si me conocen saben que por alguna razon soy capaz de recordar casi todos mis sueños con lujo de detalles, en especial los que se salen de lo normal, entonces decidi transcribir lo que recuerdo a Word. Todo lo que estan a punto de leer es bizarro y es exactamente lo que me paso en el sueño, sin inventar ninguna parte extra. Ah, y este tema es una secuela a [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] Razz

La historia sera contada por un narrador omnisciente en primera persona solo porque me parecio mas interesante asi y me permite como dar pequeños comentarios sin romper el hilo. Aun asi no me preocupe tantisimo para que quedara una redaccion de super alta calidad pues solo queria transcribirlo, no convertirlo en un libro.

Nota: Con excepcion de "Reina", todas las personas mencionadas (aka las que pude ver en el sueño de cerca) son gente que de verdad conozco en la vida real, aunque por alguna razon en el sueño conocia a "Reina" desde siempre... thonk

Sin nada mas, aqui se los dejo, pero cuidado, es LAAAAAAAARGO. Ojala se entretengan leyendolo y queden WAT y no les de weba.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Version post:




Sueños fumados 2: Electric Bungeejumping


                Al inicio era un día normal de universidad, donde simplemente me encontraba hablando con amigos y compañeros de carrera (éramos 8 personas) en el segundo piso de la facultad de letras. Eran más o menos las 7pm, y teníamos todavía una clase a las 8, así que simplemente buscábamos alguna forma de matar el tiempo. Contamos historias, jugábamos cartas, practicábamos para un examen oral de inglés y otras cosas. A pesar de todo eso, se sentía que el tiempo no pasaba, o lo hacía muy lento, y nos quedábamos sin cosas que hacer, por lo que simplemente comenzamos a caminar a lo largo de la facultad, subiendo y bajando escaleras para ver si encontrábamos algo que hacer. Como es costumbre, a esa hora lo único que se escuchaban eran los grillos y a veces los pasos de los conserjes, y casi ningún estudiante se encontraba en los pasillos, ya sea porque fueron al comedor estudiantil (que está cerca de la facultad), o porque se encontraban en clases.

                Pasado el tiempo, vimos a una compañera nueva bajando las escaleras; al parecer se había perdido en la facultad, y al andar sola, se sentía algo inquieta. Su nombre era Reina. La saludamos de lejos y la invitamos al grupo, pero por alguna razón se negó. Al ver esto, uno de nuestro grupo llamado Roberto (que por cierto era el típico payaso que se cree gracioso) se acercó a ella para, según él, relajarla un poco. Reina simplemente no quería que la molestaran, así que le dijo, respetuosamente, que la dejara sola, que prefería la tranquilidad al bullicio. Él, como era de esperarse de ese tipo de personas, no hizo caso y la comenzó a molestar levemente para al menos tratar de sacarle una sonrisa, pero rápidamente se tornó en una situación que daba pena ajena a todos los del grupo. Dos de nuestras compañeras le dijeron que ya mejor la dejara en paz, pero entre los juegos Reina se veía más y más molesta y empezó a forcejear con Roberto para que ya la dejara tranquila. Roberto no quería parar, y entre tanto forcejeo en un momento, accidentalmente, hizo que Reina cayera de espaldas. Para su mala suerte, justo detrás de ella estaban las escaleras que llevaban al primer piso. Si hubieran sido las del edificio principal de la facultad, quizás solo hubiera resultado en moretones y a lo mucho una fractura, sin embargo, en ese momento estábamos en el edificio secundario, que es más alto que el principal y sólo tiene dos pisos, por lo que las escaleras eran más largas. Reina cayó por las escaleras rápidamente, y no nos dio el tiempo suficiente para reaccionar y ayudarla. Antes de caer, solamente reaccionó con una inhalación rápida de aire por lo súbito que fue todo.

                Al presenciar esto, corrimos todos para ver si se encontraba bien, pero por desgracia ya no había nada más que hacer: estaba muerta, boca abajo, y con sangre saliendo de su oído y cráneo. Todos estábamos casi paralizados por lo que pasó; solamente podíamos mirarnos unos a los otros y mirar a Reina en el piso. Roberto, estaba arriba de las escaleras, casi petrificado al darse cuenta de lo que acababa de provocar. En ese momento me ofrecí para buscar atención médica, por si aún había algo que se pudiera hacer. Corrí por los pasillos buscando ayuda, pero nadie aparecía. Los conserjes no estaban por ningún lado, ni siquiera en sus cuartos closet. La enfermería estaba cerrada, pero por dentro había una luz encendida. Golpeaba la puerta y llamaba diciendo que hubo un accidente y quizás nuestra compañera esté muerta, pero nadie respondía. Me resigné y comencé a buscar a más personas, las que sean: profesores, guardas de seguridad, estudiantes, orientadores, cocineras. Todo, evidentemente, sin suerte. Regresé a mi grupo para decirles que la facultad entera estaba vacía y solo quedábamos nosotros. No lo podían creer, por lo que nos separamos para buscar a alguien dentro y fuera de la facultad. Dos personas se quedaron con el cuerpo de Reina, Roberto y yo buscábamos fuera de la facultad, los otros 4 siguieron intentando adentro.

                Mientras corríamos al comedor estudiantil, Roberto estaba desesperado por lo que le puede esperar cuando se enteren las autoridades, además por haber provocado la muerte de alguien por no saber cómo controlarse. Estaba lagrimeando y gritando de vez en cuando en un intento de liberar estrés. Mientras corríamos intentaba calmarlo diciendo que lo que pasó fue un desafortunado accidente y que todo iba a estar bien siempre y cuando mantenga la calma, pero a como le entraba por un oído, le salía por el otro. Llegamos al comedor, aún tenía música sonando, pero las luces estaban apagadas y tampoco había nadie. Es un lugar muy grande con varios cuartos, así que nos separamos para buscar a alguien en la oscuridad, usando nuestros teléfonos y su función de linterna. Todas las puertas estaban cerradas excepto la de los baños, pero aún así no había nadie adentro. Lo único que había eran unas botellas de agua selladas, que agarramos para poder seguir corriendo y buscando gente en el campus. Salimos del comedor y decidimos que lo mejor sería ir a los edificios administrativos para buscar al rector, que se sabe que no abandona el campus hasta que ya “cierre” (como a las 11pm).

                Eventualmente llegamos a los edificios. Le sugerí a Roberto que mejor se quedara en la entrada para ver si pasaba el guarda y aceptó. El edificio consta de 4 pisos, y la oficina del rector está en el último. Con poco aliento hice el esfuerzo por subir todas las escaleras ya que los elevadores no funcionaban, y llegué a la oficina. Tenía la puerta entreabierta y con las luces encendidas, como siempre. Al ver eso entro rápidamente para ver si al menos él se encontraba. Para mi sorpresa, ahí estaba, sentado en su silla de respaldar alto, pero dando la espalda a la puerta. “Rector! Paso un accidente en la facultad de letras y no encontramos a nadie! Es que ya todos se fueron? Necesitamos ayuda!”, le dije. Él, asustado, se da vuelta y me dice que me calme. Seguido de eso me pregunta que por qué no usamos nuestros teléfonos para llamar al 911. Respondo que no hay muy buena señal cerca de algunas facultades, y que en medio del shock no se nos ocurrió buscar un lugar con mejor señal. El rector fue comprensivo e hizo una llamada, pero el número sonaba ocupado. “Un número de emergencias ocupado?! Pero qué clase de servicio es este?!”, gritó al aire. Lo intenté yo también desde mi celular, pero con el mismo resultado. No sabía qué hacer; Reina estaba ya muerta, no había nadie en el campus aparte de mis compañeros y el rector, no hay un hospital cerca de la universidad, solamente hay una clínica en el mismo campus, pero cierra en la noche. “Ok, mantenga la calma. Vamos corriendo a mi carro para llegar a la facultad lo más rápido posible para ver si se puede hacer algo; tengo un poco de conocimiento sobre situaciones de emergencia que podrían servir”, me dijo. Corrimos al estacionamiento, y antes de subirme al carro del rector le dije que vine con un amigo y que se quedo afuera, por lo que le iba a avisar. Fui a buscar a Roberto y parecía que había tenido un rompimiento emocional, por lo que fue difícil convencerlo de ir. Aún así, al final accedió.

                Mientras íbamos en el carro, el rector preguntó que qué fue lo que paso exactamente, y le di una versión un tanto rápida para tratar de no involucrar a Roberto en todo. Tenía sentido decir la versión corta sin detalles, puesto que teníamos mucha prisa, por lo que no sospechó de Roberto y solo pensó que no pudo con todo el shock. En menos de 5 minutos llegamos a la facultad y rápidamente regresamos al lugar donde estaba Reina. Estaba todo el grupo reunido tratando de reanimarla torpemente al copiar un video de YouTube sobre el tema. El rector les dice que se aparten para darle aire (pensaba que solo estaba inconsciente) y se pone a reanimarla por 10 minutos, que, según él, es el protocolo a seguir en casos similares. A sorpresa de nadie, se rindió; nos dijo que estaba muerta y que llamáramos a sus padres, cosa que no pudimos hacer por la mala señal. En eso el rector nos dice que nos quedemos aquí, que él va a buscar una ambulancia ya que el 911 sigue sin responder.

                Esperamos por una hora sin saber qué hacer, aún en shock, aún solos en, presuntamente, todo el campus. Intentábamos controlarnos y calmarnos unos a otros, pero con cada minuto era más difícil, en especial Roberto y 2 de las mujeres; el primero por obvias razones y las segundas porque eran muy sensibles. El rector no regresaba. Toda la energía que gastamos nos estaba pasando factura en ese momento. Estábamos exhaustos, y eventualmente nos quedamos dormidos.

                Al despertar noté que había una luz blanca y muy tenue iluminando el lugar, sin embargo, ese lugar era muy espacioso y no era el mismo donde nos quedamos dormidos. Al ver eso despierto a todos y les digo que estamos en un lugar desconocido y diferente a nuestra facultad. Resultó que estábamos dentro de una especie de mansión. Las paredes eran blancas, los corredores muy anchos y largos, con muebles aquí y allá para adornar. No había bombillos ni luces LED, pero aún así todo el lugar estaba semi iluminado, al menos el que se encontraba a la vista. Después de despertarnos completamente nos dimos cuenta de un pequeño detalle: el cuerpo de Reina no estaba, ni la sangre del piso. Sorprendidos, comenzamos a buscarla, en algún lugar debería de estar.

                Al rato de caminar encontramos la entrada de la mansión. Había una puerta enorme, típica de este tipo de casas, junto a varios ventanales con largas cortinas blancas. Tal y como lo esperábamos, la puerta no abría y no podíamos salir. Intenté mirar por afuera de las ventanas, pero lo único que alcanzaba a ver era un extenso jardín muy poco iluminado por la luz de la luna. El cielo estaba totalmente negro; no había ni una nube, ni siquiera estrellas, solo la luna. El jardín no tenía nada en especial, pero seguramente nos podría conducir a la salida de la propiedad. Las ventanas no se abrían, así que intenté romperla, pero para mi sorpresa, los cristales eran increíblemente fuertes. Ni con patadas u objetos se les podía hacer ningún daño. El que construyó esta mansión se aseguró de que fuera lo más segura posible, quizás demasiado.

                Nos detuvimos para recuperar el aliento, y en ese momento un libro cae de la repisa que estaba en la pared a la izquierda de la puerta y los ventanales. A todos nos tomó de sorpresa. Al acercarme al libro noté que no era un libro, sino un álbum de fotografías con una carátula genérica de “My beloved child”. Dicho álbum tenía muchas fotografías de una niña a la que le calculaba no más de 6 años junto a sus papás. A veces salía jugando, a veces simplemente estaba posando para la foto. Lo particular de este álbum es que nunca se veían los rostros de las personas en las fotos. Casi al final de éste, hay una foto de un pedazo de papel con algo escrito en una letra curveada y un poco difícil de leer, típica de un niño:


“Te amo papi ♥️
Te amo mami ♥️
 
Reina”


“No puede ser… estamos en su casa?! Pero cómo…?”, digo en voz alta. Todos me preguntan que qué pasa y les enseño lo que acababa de ver. Al final del álbum hay una solapa con un papel. Éste lo toma Ana, una de nuestras compañeras. Al parecer el papel era un acta de herencia, donde se decía que todo lo de los padres de Reina pasa a su propiedad ya que ambos habían fallecido por avanzada edad. Reina vivía sola en la mansión.

                Puse el álbum devuelta a su lugar y reuní a todos en un círculo para discutir que vamos a hacer a este punto. Lo primero era averiguar dónde estábamos, pero la única referencia que podíamos tener era el jardín, que no serbia de nada pues no dejaba ver el exterior de la propiedad por sus altas paredes cubiertas de hojas y enredaderas. Roberto tuvo la idea de usar la localización de GPS de su celular y la aplicación Waze. Para nuestra sorpresa, el GPS apuntaba exactamente a la facultad de letras, el lugar en donde nos encontrábamos antes de quedarnos dormidos. Nos movimos un poco para ver si simplemente era que el GPS no funcionaba, pero el puntero de la pantalla se movía junto a nosotros. Algo estaba mal aquí y no nos explicábamos qué.

                De la nada todo se oscureció y con trabajos podíamos vernos unos a otros, por lo que Ana tuvo la idea de tomarnos de las manos en una especie de cadena para no perdernos. Ella lideraba al grupo, mientras yo me ofrecí a quedar de último para cuidar nuestra espalda. Roberto le dio su celular a Ana para que iluminara el camino, mientras que yo iluminaba al lado contrario, puesto que éramos los únicos con carga casi llena. Comenzamos a caminar hacia adelante por un pasillo hasta que encontramos unas escaleras. Nuestro plan era encontrar las llaves de la puerta, y como no estaban cerca de ella, sería mejor buscarlas en otra parte. Al iluminar las escaleras, Ana se da cuenta de que no son de madera, cerámica o mármol como cualquiera pensaría, sino de metal, específicamente de una maya de metal. Estaban cubiertas con una alfombra, pero a los lados se podían ver los agujeros de la maya. Por más que se iluminaban los agujeros, no se veía nada, ni siquiera se veía la luz chocando con algo más que la maya. Nos preguntamos si era buena idea subir, ya que daba muy mala espina con solo verla, pero al no encontrar otra opción, puesto a que el corredor solo conducía a las escaleras y nada más, subimos.

                En el segundo piso sentimos una ráfaga de viento helado muy fuerte, pero a la vez muy corta. También nos dimos cuenta que todo el piso estaba hecho de esa maya. Además, vimos varias puertas que no sabíamos a donde conducían. Intentamos abrirlas pero estaban cerradas con llave. Intentábamos puerta tras puerta en ese largo corredor, pero ninguna abría. Al tocar la última se escucha un golpe tremendamente fuerte al inicio del corredor, lo que provocó que una de las primeras puertas se abriera. Desde adentro salía una luz azul parpadeante. A este punto todos estábamos asustados y congelados en nuestro lugar. No podíamos correr. Todas las puertas comienzan a abrirse de manera similar, todas dejando salir la misma luz azul parpadeante, excepto la que teníamos en frente. Me desprendo del grupo por un momento para investigar, a pesar del miedo que sentía. “Quizás hay alguna explicación para todo eso”, me dije a mí mismo como motivación. Los demás simplemente se quedaron viendo inmóviles, con excepción de Roberto que insistía en acompañarme. Al entrar al cuarto más cercano a nosotros no vimos nada fuera de lo normal; había una cama arreglada, una mesa de noche con un pequeño mantel circular y un florero vacío. Pero, que estaba produciendo esa luz? No había nada que pudiera hacerlo, es más, ni siquiera estaba la luz cuando entramos. El resto del grupo nos dijo que la luz desapareció cuando entramos al cuarto. Después, entre todos, decidimos investigar los otros cuartos. Todos eran exactamente igual, y todas las luces habían desaparecido.

                Regresamos a la puerta del cuarto que no se abrió, y ya se podía girar la perilla. Abrí la puerta y salió un resplandor que nos cegó temporalmente. Al poder abrir los ojos otra vez, nos percatamos que el cuarto era una especie de laboratorio médico, con jeringas, tubos de ensayo, escalpelos, pinzas y demás utensilios, además de una camilla de metal. Una de estas jeringas tenía un líquido celeste claro dentro. Además, junto a ella había un libro y una pequeña nota que Ana lee en voz alta:

“Experimento [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], 1986
Aquél que sea inyectado con este suero tendrá la capacidad de ver, temporalmente, los espíritus que puedan vagar en las instalaciones.
 
Precaución: El efecto también volverá vulnerable a la persona a cualquier cosa que intente el espíritu. Manejar con cuidado.”
 
                Cuando termina de leer, el lugar comienza a temblar fuertemente y la mayoría de los utensilios caen al piso. De manera casi inmediata siento una ráfaga de viento muy fuerte, y caigo sentado hacia atrás. Todos se asustan y se preocupan por lo que me pasó, más que nada por miedo de que les vaya a pasar lo mismo a ellos, pero luego de varios minutos no sucede otra vez. A este punto todos nos preguntamos si será prudente usar la jeringa, en especial porque, si la nota corresponde a ella, es tan vieja que quizás no funcione o termine intoxicando al que lo use, pero al mismo tiempo el líquido no presenta ninguna anomalía aparente. En la discusión para ver quién debería ser el que la use para alertar a los demás, la mayoría me apunta a mí. “Ah claro… tengo que ser siempre yo verdad? Saben qué? No, simplemente esta vez no”, les digo, pero fue inútil; ya tienen su mente puesta en que tengo que ser yo, ya que, según ellos, soy el que esta menos asustado por lo que está pasando por lo que sería “justo” que me asuste al ver todo lo que no es visible para los demás. Claro que estaba igualmente asustado, pero por ese mismo susto mi cuerpo no sabía cómo reaccionar, por lo que simplemente me quedaba viendo todo fríamente y sin expresión. Cedí a la persuasión.

                Al inyectarme el suero no sentí nada más que el pinchazo de la aguja, pero un minuto después veía que mi vista se nublaba y apagaba poco a poco. Caí al piso inconsciente. La reacción de todos fue la misma de cuando Reina cayó por las escaleras; pensaban que me habían matado al persuadirme a inyectarme el suero y se apuntan unos a los otros para encontrar un culpable de mi muerte. En medio de la discusión despierto y todos se asombran. Los miro fijamente y no encuentro nada fuera de lo normal. “Estoy bien… solo me desmayé. Pero, no veo nada raro…? Es como si nada hubiera pasado”, les dije. Seguido de eso me levanto y miro hacia afuera del cuarto. Esta vez el pasillo estaba iluminado con la misma luz tenue del pasillo principal. La maya en el piso sigue ahí, pero ahora se ve oxidada; las paredes se ven como si tuvieran más de 100 años sin limpieza y con manchas por todos lados que bien podrían haber sido de sangre; las puertas eran de un material extraño, parecido al material aislante que está dentro de las refrigeradoras antiguas. Les explico lo que veo a los demás y se sorprenden ya que ellos siguen viendo lo mismo de antes, a lo que inmediatamente me preguntan si hay algún espectro, pero no, no había nadie más que nosotros, algo a lo que ya nos veníamos acostumbrando.

                No habiendo nada más de interés en el laboratorio, decidimos salir para explorar la mansión nuevamente y encontrar una manera de salir de ella. Sin embargo, al poner un pie afuera, noto un movimiento en la pared del costado izquierdo. Se ve como una mancha negra saliendo lentamente. Al mirarla fijamente me doy cuenta que es un rostro que parecía estar adolorido. Se me quedaba viendo fijamente mientras yo hacía lo mismo con él. Parecía no tener intención de hacerme daño. Todos me preguntan qué demonios estoy viendo, pero preferí no alarmarlos con algo inofensivo por lo que me inventé cualquier cosa “Nada, es solo que parece que algo está escrito aquí pero no puedo leerlo”. Me creyeron y seguimos caminando por el pasillo. Notamos que esta vez era diferente y había un pasillo nuevo en el costado derecho. Como ahora lidero el grupo, les dije que esperaran mientras me cercioraba que todo estaba bien, así que giro a la derecha y entro al pasillo, pero me detengo casi de inmediato. Había algo ahí. No cualquier algo, sino otra persona. Estaba de espaldas, pero alcanzaba a ver su cabello corto y negro, muy familiar a alguien que todos conocíamos. Al acercarme más se da vuelta. En efecto, era Reina, pero con una cara que me deja congelado en el sitio. No estaba desfigurada ni lastimada, pero se podía sentir una pinta de resentimiento y odio. “Reina…?”, exclamo al aire. Ella se me queda viendo y se acerca, a lo que yo me alejo. Los demás, asustados, se mueven hacia atrás también. Yo en parte me sentía culpable por la muerte de Reina ya que no detuve a Roberto para que no se sobrepasara, y al parecer los demás sentían lo mismo. Esto también lo tenía presente el espectro de ella. Siento una hostilidad creciente de su parte, entonces rápidamente les advierto a los demás que Reina esta aquí y nos quiere fuera de su casa. No me dio tiempo de defenderme; ella logró golpearme en el pecho y me estrelló en la pared. Mi grupo grita y baja las escaleras a como pueden.

                Me puse de pie a como pude, pero ella ya no estaba. Al mismo tiempo me doy cuenta que las paredes se convierten en una especie de cascada de sangre que intenté tocar por curiosidad mientras caminaba, pero no me mojaba la mano ni la sentía. Bajé las escaleras para encontrarme con los demás. Todo el pasillo estaba exactamente igual que el pasillo del segundo piso. Aquí también habían nuevos pasadizos que se abrieron con el terremoto, que todos tomamos sin pensar. En este nuevo pasadizo había varias mesas pequeñas con un mantel sucio, pero sin nada encima. Pero más adelante había una mesa un poco más alta y pequeña, pero con un revólver y unas 5 balas. Demasiado conveniente si me preguntan, pero en estas circunstancias no podía ignorarlo, en especial con Reina siendo tan hostil contra nosotros. Si bien es cierto no les puede hacer daño a los demás por sí misma, con el revólver podría ignorar ese inconveniente. Lo tomo y lo cargo, solo por si es necesario usarlo; no me gustaría hacerle daño a nuestra compañera después de lo que ya le hicimos con nuestra indiferencia a las “bromas” de Roberto.

                Al tomar la siguiente esquina nuevamente vemos a Reina, pero esta vez tenía algo diferente; llevaba puesto un collar con una pequeña llave. Claramente no era la de la puerta, pero, por que la tendría resguardada de esa manera? Rápidamente ella se mueve directo a mí y me toma por debajo de los brazos, alzándome del piso. Los demás gritan y corren fuera de ahí, dirigiéndose a la puerta. Justo en frete de la puerta había una pequeña caja en el piso con un candado igual de pequeño. Seguramente esto es lo que abre la llave que llevaba puesta Reina. Al mismo tiempo, yo trato de forcejear con ella para que me suelte. Con el revólver aún en mano intento apuntarlo hacia ella y disparo dos veces. Quizás hubiera sido mala idea si las balas la atravesaran, ya que me pegarían a mi directo en el pecho, pero no, si la impactaron. Sin embargo, no parece que le hicieran algún daño a primera impresión. Poco después noto que pierde su fuerza y me deja caer. Para mi fortuna caigo de pie y el golpe no fue muy serio ya que me encontraba a lo mucho a 2.5 metros del piso. Aún así ella no desistía y seguía atacándome, pero como esta vez estaba en el piso, podía esquivarla. Intenté varias veces quitarle el collar ya que los demás me avisan que necesitan esa llave, siempre cuidando de no lastimarla. El collar no salía ya que era más pequeño que su cabeza, por lo que tendría que cortarlo de alguna forma, pero con tanto movimiento sería imposible.

                Ella sabía que quería la llave por lo que mantenía su distancia de mí, sin que eso signifique que deje de atacarme. Al mismo tiempo se va moviendo hacia la entrada de la casa para que yo la siguiera. En un descuido me arrebata el revólver y dispara en dos ocasiones, pero no hacia a mi sino hacia Roberto. El primer disparo falla, pero el segundo lo impacta en el hombro derecho. Todos están muy asustados y se intentan resguardar detrás de varios muebles mientras yo sigo intentando recuperar el revólver como mínimo, aunque no fue necesario; ella misma lo tiró al piso mientras se abalanzaba para golpearme. Lo tomo lo más rápido que puedo, apunto a su cabeza y jalo el gatillo sin pensarlo dos veces. Con la última bala parece que fui capaz de “matarla” nuevamente. No sabía si era de forma permanente o no, pero por el momento se encontraba inmóvil en el suelo. Los demás me preguntan qué pasó y tuve que decirles la verdad. “Usé la última bala para dispararle a Reina en la cabeza… ahora está en el piso inmóvil”. Nadie lo podía creer, pero la preocupación por Roberto no les dejó enojarse conmigo o ponerse triste por lo que acababa de pasar.

                Usando este momento donde ella no podía moverse, le quito el collar al cortarlo con un borde filoso que tenía el revólver. Tomo la llave y me voy directo a la caja. Al abrirla, me doy cuenta que adentro hay una foto de Reina donde salía sonriente, junto a la llave de la puerta principal. Sentí una gran frustración, quizás por no poder aceptar los hechos, pero de todos modos tomo la foto y la llave para pasárselas a los demás. Cuando vuelvo a cerrar la caja, nuevamente hay un movimiento fuerte, que termino destruyendo la puerta, haciendo todo este esfuerzo y sacrificio aparentemente inútil.

                Al salir de la casa vemos que el cielo se pone blanco, creando un resplandor en todo. Este último iluminaba todo intensamente al punto que era difícil siquiera ver que estaba delante de nosotros. Por dicha o por desgracia, esa luz comenzó a consumir todo, incluidos nosotros y la casa. Nos encontrábamos en un vacio blanco por el que caminábamos infinitamente hacia adelante sin que nada pasara. Intentábamos hablar, pero no salían palabras de nuestras bocas, no podíamos articular sonido alguno. Tampoco podíamos sentir nada; el dolor físico por los golpes ya no estaba, el dolor y la culpa por la primera y “segunda” muerte de Reina tampoco estaba en ninguno de nosotros. Todo parecía ser pacífico, pero vacío. Había acabado todo, literalmente todo: nuestros problemas, nuestras preocupaciones, nuestras molestias, nuestros miedos, pero no había satisfacción, ni tampoco desagrado. Era un vacío en todo el sentido de la palabra…
 
 
- Fin -

__________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Mario's New Quest [Revival]:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

SMW: The Eternal Night:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Status: Congelado, quizas por siempre.

Test de multi inteligencias:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.youtube.com/channel/UCQHCaGfFsJb3g9K3RXhjdbA
Ivan Sword
Green Masked Koopa
Green Masked Koopa
avatar

Posts Posts : 1130


MensajeTema: Re: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   Vie Ene 12, 2018 10:10 pm

Holy shit esta muy interesante el sueño, hasta se pueden hacer teorias y todo sobre esto. Parece como un resident evil o algo asi xD. No se que tanto te fumas como para recordar todo esto.

Yo creo que lo del vacio al final es que basicamente todos murieron junto con Reina, ya que nunca volvieron al mundo "normal"

Cuidado escondan este post de dross y mattpatt que se lo roban y hacen videos separados

EDIT: recomiendo estas canciones para leer la historia:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (el inicio)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (el climax)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (para ya casi el final)

(opinion personal, pueden escuchar crazy bus o spanish flea si quieren)
Volver arriba Ir abajo
http://www.fortalezareznor.com/
yupilongas
Yellow Para-Koopa
Yellow Para-Koopa
avatar

Posts Posts : 259


MensajeTema: Re: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   Vie Ene 12, 2018 11:06 pm

Esta muy interesante este sueño, y ciertamente podrían hacerse varias teorías, pues hay varias cosas con poca explicación.

Por ejemplo: no se confirma en su totalidad si al inicio estaban en el mundo normal; que ocurrió con el Rector o como es que era la única otra persona presente; como terminaron en esa mansión; porque había un laboratorio realizando experimentos relacionados a los espectros; y el final; sin mencionar varios mas.

En lo personal me gusto y me quede con ganas de saber mas.

Solo hay algo que no comprendí bien, en la parte:
[...]Respondo que no hay muy buena señal cerca de algunas facultades[...] Estaba todo el grupo reunido tratando de reanimarla torpemente al copiar un video de YouTube sobre el tema.
¿Dicho vídeo lo vieron después del accidente o lo habían visto antes?
Volver arriba Ir abajo
https://www.youtube.com/channel/UCHTyPa62csgZxRlRbStJonA
Michael
Administrador
Administrador
avatar

Posts Posts : 3248


MensajeTema: Re: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   Vie Ene 12, 2018 11:50 pm

Supongo que antes? La verdad no se, asi era en el sueño Razz

__________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Mario's New Quest [Revival]:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

SMW: The Eternal Night:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Status: Congelado, quizas por siempre.

Test de multi inteligencias:
 
Volver arriba Ir abajo
https://www.youtube.com/channel/UCQHCaGfFsJb3g9K3RXhjdbA
gartore
Mega Mole
Mega Mole
avatar

Posts Posts : 826


MensajeTema: Re: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   Sáb Ene 13, 2018 8:18 am

Esta demaciado dificil intrepetar el sueño pero eso si esta demaciado interesante de leer casi que debe ser un comic para vender(?)

Y por cierto todas las personas de tu sueño existen en este plano?
Volver arriba Ir abajo
Kraken
Boo Block
Boo Block
avatar

Posts Posts : 368


MensajeTema: Re: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   Sáb Ene 13, 2018 12:21 pm

Wow, ¿sabes algo?, este sueño se me hizo muy Regular Show por la mayor parte. Tu y Roberto remplazan los papeles respectivos de mordecai y rigby, sobretodo el segundo por las tonterias que ambos hacen. Los capitulos de esa serie tienen un esquema en el que primero se muestra una situacion super normal de la vida cotidiana, pero algo sucede y de ahi se va poniendo mas y mas extraño, quien vea la serie creo que podra relacionar bastante bien el sueño con un episodio promedio de esta.

Si se cambiaran algunas cosas, como las paredes de sangre, las muertes con el revolver, y ese final tan ambiguo (y poniendole mas humor porque rara vez RS ha sido demasiado pesado y creepy, como el sueño), esto pareceria decentemente a un episodio de esa serie, ya que es surreal y no es que tenga mucho pies y cabeza para empezar, justo como regular show.

Sigue soñando asi weon Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los sueños fumados del Mich - Parte 2   

Volver arriba Ir abajo
 

Los sueños fumados del Mich - Parte 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fortaleza Reznor ::  Convivencia Caótica :: Conversación caótica-